jueves, 20 de noviembre de 2008

EDUCACION ROMANA Y EL IDEAL EDUCATIVO HUMANISTA

UNIDAD III.-
I.- LA EDUCACIÓN ROMANA. LAS ESCUELAS DE GRAMATICA Y RETORICA, Y EL IDEAL EDUCATIVO DE LAS “HUMANITAS”.
Educación y cultura en la Roma arcaica antes de la helenización.
La educación romana en este periodo se centra en el trabajo, la familia, y la patria, y se enmarca en la legalidad, como principio supremo y general de la “urbe”.
Se caracteriza por:
• El labor es trabajo o esfuerzo personal tanto del cuerpo como del alma en una tarea -generalmente penosa.
• La gravitas es nobleza, serenidad, autoridad en la vida familiar y ciudadana, que informa a la persona de dignidad de carácter; la gravedad hace referencia a la forma de pensar y de hablar.
• La parsimonia comenzó a tener un significado económico, pero también se dan en el campo de la oratoria.
• La estructura familiar esta denominada por “pietas”, caracterizadas por: el respeto, ternura, afecto filial, religiosidad, afecto religioso, y patriotismo.
• El hombre educado es piadoso, en cuanto muestra su respeto en relación a la unidad familiar, a Dios, y a la Patria.
• Los valores culturales se estructuran en torno a estos principios:
• la tradición
• la familia
• la ciudadanía
• la praxis

II.- LA “HUMANITAS” ROMANA.
La “humanitas” romanas
El concepto de humanitas: “ Los que crearon las palabras hicieron buen uso de ellas, no quisieron que humanistas signifique lo que el vulgo juzga como caridad y benevolencia hacia todos los hombres; si no que las llamaron humanistas a lo que era la instrucción e iniciación en las artes liberales; y los que tienen realmente el conocimiento y gusto de estas artes, éstos son, sin contradicción, los mas humanos.
Surge como proceso “formal” y de contenido cultural que acoge el concepto de formación y el de instrucción.
En el proceso de la conformación de las humanistas pueden considerarse tres momentos:
• Marco Porcio Cáton, recuerda las virtudes del pueblo romano, con mayor aportación.
Él le importa crear el ideal del ciudadano romano, dotado de originalidad y de pensamientos propios, totalmente contrario a la paidea griega.
• Varron, contribuyo a las humanistas romanizando el pensamiento griego, siendo consciente que de Roma y los pueblos sojuzgados por ella a los que había que unificar por la lengua latina, oral y escrita necesitaba un contenido cultural que le diese sentido.
• Ciceron, recoge las dos posturas anteriores, recoge el ideal el ideal de la comunidad romana, que recuerda el ideal político de la antigua Roma; y otro, admite la ineludible aportación del estudio de las artes liberales y la asimilación de la cultura y logros científicos de Grecia.
Los aspectos que integran la humanistas, según Ciceron, pueden relacionarse del siguiente modo:
• La humanistas literaria se refieren a la educación del hombre por el conocimiento y creación de los textos literarios.
• La humanistas moral, fiel reflejo del espíritu romano, es la guía moral del individuo.
• La humanistas política, como un bien supremo para todos y la comunidad.
Ciceron se dedica especialmente en la educación del orador, que se caracteriza por:
• La erudición se refiere al programa o “curriculum” que ha superado antes de y durante los estudios de Retórica:
• enseñanza elemental.
• Conocimiento de las artes liberales.
• Conocimiento del derecho civil.
• La aplicación práctica o arte oratoria.
La formación moral.
La formación filosófica.
El natural (o forma de ser del hombre por naturaleza).
Quintiliano
Quintiliano abre una escuela de Oratoria, y alcanza gran fama como orador y como político.
Quintiliano expone diferentes temas referentes a su época:
• Naturaleza y arte, él estima que la naturaleza hace referencia al hombre que aún no ha recibido educación alguna, pero que es capaz de ella; el arte incide en la naturaleza como materia, y con presencia el hombre desarrolla lo que en él hay de innato, a la vez que crea hábitos que, de alguna forma, se hallan implícitos en su capacidad natural.
Estructurar naturaleza y arte es unir ambos principios.
El arte pues tiene como fin inmediato el perfeccionamiento y desarrollo normal de la naturaleza humana.
Quintiliano simboliza la conjunción perfecta de naturaleza y educación.
El orador debe ser una persona con vocación.
La educación del orador implica dimensión humana e integral de la humanistas en la que convergen la instrucción- saber enciclopédico y, sobre todo, filosófico- y la formación moral profesional.
Las instituciones oratorias están inspiradas por estos principios pedagógicos:
• El maestro ha de ser un hombre dotado de gran instrucción, bondad y ánimo para enseñar.
• El maestro no es quien educa, sino el que ayuda, como mediador, el proceso educativo; ésta es su misión fundamental.
• Ha de motivar el aprendizaje.
• No es necesario usar métodos coercitivos ni castigar a los alumnos sino encauzar su espontaneidad y buena voluntad.
• El niño debe asistir tan pronto como lo sea posible, aunque no haya cumplido la edad de 7 años.
• Conviene la enseñanza simultanea de dos contenidos diferentes.
• La enseñanza de parbulos no debe ser sistemática ni formal, sino familiar y grata para el niño.
• Por último, Quintiliano aboga por la enseñanza pública, para que todos puedan asistir a ella.
SENECA
El estoicismo
Los principios fundamentales de su pensamiento estoico son:
• La concepción del mundo Séneca se limita a afirmar que ésta constituido por materia y fuerza, y que el agente dinámico de ambas es el fuego.
• El alma está hecha de materia corpórea, aunque más sutil que el cuerpo; el alma es racional y tiene su origen en una partícula desgajada del pneuma universal o alma del mundo; el alma es inmortal porque la razón humana incluye una parte que es común a los dioses, sin embargo, la corporeidad no deja de ser un serio obstáculo para sostener su inmortalidad.
• La ciencia de Dios es la másexcelsa del saber filosófico; a ella llegas por la virtud, pues la virtud es una preparación para llegar al conocimiento de las cosas celestes. Para Séneca, estoico, Dios es mente del Universo, que conforma todas las cosas y las contempla bajo el signo de la universalidad.
De Dios ha surgido todo y Él es quién gobierna el mundo, como Providencia; nadie podrá dudar de la existencia de Dios, a pesar de la dificultad de su entendimiento; el orden maravilloso del mundo es prueba precisa e inequívoca de su existencia; la Providencia, principio divino que rige el Universo, es ley que enmarca su vida.
La moral senequista gira entorno a dos temas engarzados: la virtud y la felicidad- y el bien- es consecuencia esencial de virtud; el placer, por ser indiferente a la virtud, es insuficiente para que el hombre alcance la felicidad.
¿En que consiste la virtud? En obrar conforme a naturaleza, que en Séneca y los estoicos equivale a obrar según la naturaleza racional, es decir, en conformidad y adecuación a la Razón Universal, Dios.
El cosmopolitismo de Séneca contempla la necesidad de lograr que todos los hombres sean hermanos arguyendo que todos son iguales por su origen, y que la jerarquía armónica entre ellos, su nobleza y distinción, sólo adviene impuesta por el ingenio y el trabajo de cada uno.
• Importante: La verdadera sabiduria” libro de epístolas a lucilio”.
• es maestra, no de las manos.
• Es autora de la paz, convoca al linaje humano y la concordia.
• Es autora de la vida. Tiene ciertamente debajo de su señorio las artes todas, pues ya le sirve la vida, sírvele asi mismo todo lo que la ordena y adereza.
• Se encamina a la bienaventuranza.
• Enseña qué cosas son malas y cuáles sólo lo aprentan.
• Despoja de las almas, da sólida grandeza, reprime la huera y la que es vistosa de puro vacía.
• No deja ignorar en qué se diferencia la grandeza de la hinchazón, y nos da el conocimiento de toda la naturaleza y de ella misma.
• Declara quienes son los dioses y cuál es su naturaleza.
La filosofía abre al hombre al mundo exterior y a la propia intimidad que teje su vida, con ella los problemas de la vida y de la palabra se esclarecen, y por ella el hombre logra vivir honestamente.
La virtud anida en el hombre instruido y educado no sólo en la filosofía, como saber teórico, sino además en la filosofía de la vida.
Séneca distingue entre cuatro categorías en relación con la sabiduría:
• el que tiene buena voluntad de saber, pero presenta altibajos: unas veces “se eleva arrebatado al cielo”, otras cae “derribado al suelo”.
• El ignorante (inexperto) que se precipita y cae “ en el caos de Epicuro, vacío y sin termino”
• Aquel que tiene a la vista la sabiduría, al alcance de sus manos, pero no la toma.
• El sabio que logra plenamente la sabiduría, y se compromete, todo él, con hechos y palabras, con la verdad.
Si la sabiduría conduce a la vida feliz y la filosofía es único camino hacia aquélla, lógicamente la filosofía es vitalmente feliz al hombre; no basta, pues, con hacer de la filosofía elucubraciones abstractas sin más.
La sabiduría finalmente, lleva al hombre a la comunicación con Dios y le impulsa a resistir a la Fortuna.
Hay tres géneros de vida: el que consagra al placer, el que se da a la contemplación, y el que se ocupa de la acción, todos interfieren entre si.
Es en el alma donde se fragua la sabiduría, la virtud, la libertad, y la felicidad.
La vida feliz, fin del proceso educativo
El hombre tiende a la felicidad, según Naturaleza, y aquellas sólo puede lograrse por medio de la virtud y alcanzado el bien, que es propio de un alma sana. La tranquilidad del sabio no es sino una manifestación factual, a nivel humano, de la felicidad y , a la vez, causa retroactiva de ésta.
• esquema de la felicidad pag 130.
ORGANIZACIÇON ESCOLAR EN ROMA
Enseñanza primaria, situada en un lugar céntrico, no tenia edificio propio, el programa consistía en, la lectura, repetía textos, y aprendía a contar, y la disciplina era austera y algunas veces coercitiva.
Enseñanza secundaria, se enseñaba la gramática, el estudio teórico de la lengua y el conocimiento mediante comentarios de textos clásicos, métrica de versos, lectura expresiva, comentario de la forma, comentario del fondo, ejercicios prácticos.
Enseñanza superior, La oratoria. La filosofía y la historia integraban los saberes fundamentales que el orador debía conocer en su formación retórica. La instrucción retórica corría a cargo del rhetor y consistía en el aprendizaje de las reglas del arte y de su correcto uso.
Los estudios de derecho adquirieron gran atractivo en aquella época.
Los maestros de derecho contaron con el favor y el espeto de los romanos.
IV.-ANTIGUA EDUCACIÓN CRISTINANA.
El Gran Consejo representaba el poder oficial y ejercía su preeminencia en los asuntos públicos del pueblo hebreo. Estaba formado por:
• Los sumos Sacerdotes, pertenecientes a determinadas familias religiosa, ocupaban los altos cargos de la administración del templo y decidían sobre la formación del pueblo, no sólo religiosa.
Los saduceos son conservadores en lo religioso y en lo político, se adaptaban con sentido práctico al dominio romano porque procuraban mantener el orden y continuar con su situación de privilegio.
Los fariseos eran oficialmente expertos en teología y en leyes, seglares devotos, enseñaban al pueblo las prácticas religiosas y a las formas de cumplir la ley, por esta razón se consideraban a sí mismos, los únicos y auténticos educadores, el pueblo reconocía su autoridad y respetaba el status social de que gozaba.
Los nacionalistas (zelotas) constituían un movimiento social-politico importante, anhelaban la liberación política, social, y económica de Israel, que sería fruto de la lucha armada.
Los samaritanos eran la clase social integrada por colonos de otras naciones y razas.
En estas circunstancias Jesús predica su mensaje de salvación, y del reino de los Cielos.
La doctrina quiere ser una religión única, verdadera y universal, y suplir las falsas creencias de otras religiones, paganas, caídas ya en el decrépito.
Cristo enseña con lenguaje sencillo, profundo, concreto, exento de sutilezas, convenientes para todos los hombres, cualquier que sea su capacidad de entender.
Cristo alterna el discurso con el dialogo o coloquio, expone las verdades que interesan a la fe y constituyen el cuerpo dogmático y fundamental de la religión; con el dialogoCristo da su enseñanza en un estilo familiar y directo que hace más viva la comunicación con sus discípulos; en cuanto a la forma interna, explica la verdad en sentido real o en sentido figurado mediante ejemplos y parábolas.
El mensaje pedagógico del cristianismo se esencializa en esto:
• El hombre debe mantener un orden natural en la tierra, como intentar su salvación natural y sobrenatural.
• Los cristianos presenta una maduración y educación propias muy desarrolladas.
• Tienden a la maduración humana y a la maduración cristiana.
La catequesis
La catequesis significa, enseñar de viva voz, es la acción de enseñar.
La catequesis presenta diferentes modelos:
• En primer lugar esta el modelo más simple que es el de San Pedro, referido a los Hechos de los Apóstoles, tratan esencialmente de la fe en Dios, y en su hijo Jesús.
• Posteriormente la catequesis extiende poco a poco su contenido y se configura en torno al Credo o símbolo de los apostoles, a instrucciones sobre el bautismo, la eucaristía, y la oración dominical.
Los padres de la iglesia y las escuelas catequeticas.
Cristianismo y helenismo
Los elementos que presenta nuevos son:
• La dignidad de la persona se constituye a partir de su filiación divina.
• La comunidad- interferencia esencial de igualdad de todos los hombres y fraternidad universal ante el mismo Padre- se fundamenta en la agapé (caridad), se realiza en la ciudad cristiana y rompe los estrictos limites de la polis helénica.
• El sentir teocrático del pueblo de Dios asume sentir democrático de la “paidea” griega con intención de perfecionario.
• La estructura social- familia y comunidad- recrea nuevos valores y ensaya otras formas de conductas y convivencia por caminos de gracia sacramental hacia un horizonte que trasciende la definición de lo natural.
• El vehículo más propicio, para llegar al Occidente mediterráneo era la cultura clásica.
• La presencia de la “paidea” griega en la “paidea” paleocristiana significa la fundamenta la continuidad de la cultura occidental.
V.- EL PENSAMIENTO PATRISTICO ORIENTAL SOBRE LA EDUCACIÓN.
1.-Pedagogía Patristica
El cristianismo es una religión y una pedagogía, una forma de conducir al hombre a la verdad, y de enseñarle verdades relativas a Dios, al mundo, y al hombre.
La Patristica o doctrina de los Padres de la iglesia acoge todo el pensamiento cristiano del siglo II al VI.
Justino, se educa en el seno de varias escuelas filosóficas- estoicos, pitagóricos, peripatéticos, platónicos- hasta que se convierte al cristianismo.
Su pedagogía cristiana se apoya en dos verdades. La razón divina y la libertad del hombre. La Verdad de Cristo da sentido y fundamento al contenido de pensamiento y vida de todos los hombres, por la libertad el hombre escoge su propio bien, virtudes.
Atenágoras, el filosofo cristiano dirige al emperador Marco Aurelio su Apología en la que defiende a los cristianos frente a las acusaciones calumniosas. Su teoría del hombre, esta compuesto de alma y cuerpo, libre e inmortal.
En realidad los apologistas no crearon una doctrina cristiana pero pusieron los primeros sustentos de una pedagogía cristiana, y reconocen la necesidad y utilidad de la filosofía para apuntalamiento racional de la verdad revelada.
Clemente de Alejandría, nace en Atenas, se hace cristiano y marcha a Alejandría, en cuya escuela, y bajo la dirección espiritual de S. Panteno, transcurre la mayor parte de su vida. Sus escritos conocidos constituyen una trilogia, de acuerdo con las funciones de Logos=la luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo.
• Protréptico, o refutación de los errores y contradicciones del paganismo.
• Pedagogo, tratado de los fundamentos de la moral cristiana.
• Discalos, cuyo contenido no se conoce.
La pedagogía de Clemente de Alejandría es la pedagogía del saber, entendido éste como un caminar hacia Dios a partir de la filosofía.
La filosofía griega purifica el alma y la prepara a recibir la fe, sobre la cual la verdad edifica la gnosis.
Los cursos los separa en cinco niveles:
• Instrucción primaria, en que el párvulo aprendía a leer , escribir y contar.
• Instrucción 2enciclopedica”. Las sietes disciplinas que constituían la antigua “encyclos paidea” y preparan la educación filosófica.
• Filosofía. Es la base principal del saber del hombre. Clemente sostiene que Dios, por medio de la iluminación del Logos ha anticipado la verdad a los griegos en la filosofía, como preparación para la fe.
• La filosofía es:
• conocimiento práctico de la vida.
• Procedimiento para ir de las cosas sensibles a las realidades inteligibles.
• Preparación para la sabiduría y la virtud.
• Ciencias de las cosas divinas y humanas, presentes y futuras.
La filosofía griega es el fundamento de la filosofía cristiana.
• Fe. Es otra forma de conocimiento, superior a la filosofía. La verdad, objeto de fe, se manifiesta en las Sagradas Escrituras. Es la perfección del conocimiento.
• Gnosis, es el conocimiento más profundo de la verdad; representa el momento culminante del caminar del hombre; la gnosis es saber humano, en toda su integridad, o , lo que es igual, el saber como vida, en que confluyen la fe, el conocimiento racional, la perfección moral.
La gnosis es una iluminación, una comprensión, un estado habitual de contemplación.
La pedagogía de Clemente está impregnada de un sabor místico, que significara el principio y punto de partida de toda pedagogía cristiana, ascética o mística.
Fue el primero que intentó probar unos argumentos filosóficos las verdades del cristianismo y reducirías a un sistema coherente y bien estructurado.
Entiende que el saber es un camino gradual que el hombre realiza: fe, gnosis y sabiduría o contemplación. La Fe es el grado inferior, el más sencillo de poseer; la gnosis implica un conocimiento exacto de las cosas; la sabiduría o contemplación divina es el grado más perfecto de conocimiento, porque el hombre por ella se queda cara a cara con Dios.
El fin del hombrees el retorno de Dios. Son varios los caminos que ha de seguir, unos naturales y otros sobrenaturales:
• El conocimiento, como procesa dialéctico de lo sensible a lo intelectual.
• La autocontemplación de alma, por la que el hombre, creado a semejanza de Dios, ve en su propia imagen la huella de Dios.
• La purificación, del propio espíritu, para que tal contemplación resulte mas fiable y Dios se muestre con mayor nitidez.
• La gracia, recibida, por la redención de Cristo, eleva al hombre de buena voluntad a la visión de Dios.
• El fortalecimiento del alma por la luz sobrenatural que la visión directa de Dios reporta al hombre.
Es significativo el carácter metódico y didáctico con que muchas de sus obras están escritas.
Basilio el Grande, reconoce la perfección moral como fin de la educación y el valor de la filosofía griega para la formación cristianan, aconsejando una actitud prudente ante aquellos textos que puedan atentar al dogma cristiano; los griegos hicieron de la razón un instrumento valido para llegar a la verdad, sin embargo a Dios, no se le puede conocer directamente por la razón, sino a través de analogías a partir del mundo creado, incluido el hombre.
Gregorio de Nacianzo, concede cierta prioridad a la fe frente a la razón, sin menospreciar el cometido de ésta: a Dios camina el hombre por la fe y por la razón.
La ciencia colabora con la fe:
La ciencia da cuenta de algunas verdades, por ejemplo, la existencia de Dios, que son, además, objeto de fe.
La ciencia dispensa métodos racionales capaces de ordenar sistemáticamente las verdades de la fe.
La ciencia, mediante hipótesis, comparaciones, analogías... facilita el entendimiento de las verdades del dogma cristiano.

VI.-LA EDUCACIÓN PENSAMIENTO PATRIS OCCIDENTAL.
1.-La pedagogía de la verdad interior. San Agustín.
1.1.-Educación y verdad
La teoría educativa de San Agustín es pedagogía de la Verdad, porque toda ella gravita en torno a Dios, como verdad creadora y subsiste del hombre (versión ontológica), Verdad iluminadora del entendimiento (versión nosológica), y Verdad beatificante(versión ética). En el pensamiento agustiniano Dios se halla en el centro culminante al que el hombre orienta todas sus aspiraciones: “camina” a su perfección óntica o existencial, que no consiste en otra cosa que ser el que es, intenta conocer la verdad auténtica que está en su interior, y tiende a la vida bienaventurada para la que Dios lo ha creado.
La verdad y el proceso de interiorización
El hombre es capaz de verdad, la verdad se manifiesta positiva en la existencia misma del hombre. La verdad esta en el interior del hombre. Es necesario, conocerse a sí mismo, para conocer a Dios.
Si esta verdad ha de ser necesaria e intemporal no ha podido tener su origen en nosotros mismos, ni en las cosas, sino en Dios.
1.2.-La verdad iluminadora
En líneas generales significa el concurso especial de Dios, para que la inteligencia del hombre pueda entenderse las verdades inmutables, eternas, y necesarias que vislumbra en su morada interior. Dios es luz por la que y en la que contemplamos la verdad.
La instrucción cristiana se debe proponer un doble objetivo:
• La voluntad de renuncia a toda realidad exterior, el deseo de conversión intima y de perseverancia en tal estado de interioridad.
• La conversión intima, cuyo fundamento se halla en la inmanencia de la razón, por la que el hombre se repliega sobre sí mismo para saberse y conocer su verdad que es reflejo de la Verdad, está expuesta a una grave tentación: el amor a sí mismo, y a la aspiración de ser principio d si mismo y reinar sobre sí mismo y sobre su cuerpo.
1.3.-La verdad subsiste y creador, y la sabiduría.
En San Agustín, a la educación primaria sucede la de las artes liberales, y a éstas, la ciencia como grado culminante, la sabiduría busca las verdades eternas hasta llegar al conocimiento de Dios.
En consecuencia, para San Agustín el ideal del hombre deber ser la sabiduría y no la ciencia.
El hombre busca la verdad desde todo su ser, y la busca por la razón y la fe; la razón prepara a la fe, y la fe libera y ayuda a la razón; fe y razón están íntimamente enlazadas en el que hacer humano en la búsqueda de la Verdad, en la sabiduría.
Dios es Ser Absoluto, Ser en sí mismo.
El hombre necesita de la fe para saber plenamente; la fe proviene de Dios y llega mas allá de donde la razón no puede pasar.
La sabiduría se hace hombre, se encarna, para dar ejemplo al hombre y permitirle que la conozca.
La verdad beatificadora, fin de la educación para la libertad.
La versión ética del pensamiento pedagógico de San Agustín se relaciona con la libertad la virtud, y la felicidad, y se inserta en las coordenadas Dios y hombre, las dos constelaciones temáticas de su pensamiento(solo deseo saber de Dios y del alma).
Libertad, facultad de poder elegir.
• La libertad se ajusta al orden del amor que consiste en:
Amar según el valor del objeto amado.
Amar a Dios más que a si mismo y a todos los demás.
Usar, no gozar, de este mundo, pues las cosas terrenas se incluyen en el usar; gozar de lo que sólo ha sido creado para usar de ello es tergiversar el ordo amoris.
Virtud, los actos que el hombre realiza de acuerdo con el orden del amor y moral son buenos. Para Agustín la virtud es ordo amoris y buena cualidad de la mente mediante la cual vivimos derechamente, cualidad de la que nadie puede abusar y que Dios produce a veces en nosostros sin intervención nuestra.
Por la virtud, el hombre alcanza la Verdad y con ella la autentica alegría.
Dios es el fin de toda educación cristiana, porque el hombre anda inquieto hasta encontrar a Dios.
No es extraño, por esto, que Agustín se plantee ya en el capitulo primero, en su comienzo, la tesis, del aprendizaje como recuerdo, como reminiscencia, no al uso platónico, sino en un sentido nuevo: aprender no es otra cosa que conocer las verdades eternas, que ya sabia virtualmente en cierto modo.
1.4.-San Jerónimo y la educación femenina.
Tratan del tema de la virginidad de la mujer cristiana.
Presenta una serie de cartas a varios autores o de la educación de l a mujer casada.
Es una carta, donde se presentan la típica serie de convencionalismos de aquella época, de la educación que se debía impartir a las mujeres, como el cuidado de su casa, el cuidado de los niños y de su esposo.
También, habla de muchos consejos contra los vicios que apartan a la mujer casada de Cristo, el Esposo, constituyen la trama de la carta, que se reviste así de un tono sentencioso característico